Asesoramiento legal en Sevilla

A lo largo de la vida, prácticamente todas las personas tienen la necesidad en algún momento de ser asesoradas y defendidas por un abogado; bien sea por motivos laborales, fiscales o debido a algún proceso penal. Para la primera tendrá que contratar los servicios de un abogado laboral en Sevilla, la segunda un abogado fiscal y un abogado penalista para la tercera circunstancia.

De esta manera, el abogado se convierte en una figura que, gracias a su cualificación y a la alta formación de la que dispone para desempeñar su trabajo, asesora y guía a cada cliente con el objetivo de lograr la mejor consecución de sus fines.

El objetivo de cada despacho de abogados debería ser la estructuración idónea de servicios dirigidos a cada cliente con el fin de lograr una gran competitividad en las acciones jurídicas realizadas. Una estructuración eficiente, sumada a una gran formación y especialización, consigue que todos los servicios ofrecidos al cliente sean de una excelente calidad y eficiencia.

Diferentes áreas de práctica

Las diferentes áreas de práctica de los abogados son múltiples y tan variadas como tipos de actividades, tanto económicas, laborales, etcétera puedan surgir en las sociedades. Así, se pueden distinguir áreas de práctica como la societaria, la relativa a la propiedad industrial e intelectual, la administrativa, la civil y la mercantil, la fiscal y tributaria, la penal, la concursal, etcétera. Cada una de estas áreas en las que el profesional realiza cada día su trabajo exige acciones específicas y concretas y se encuadra en un área de trabajo muy específica.

Por ejemplo, los abogados fiscales de Sevilla proporcionan servicios como planificaciones fiscales para la empresa, tanto para el ámbito nacional como para el internacional (si es el caso), asesoramiento fiscal, financiero y económico, auditorías de impuestos, asesoramiento sobre consolidación fiscal, la organización y sucesión del patrimonio y un largo etcétera.

Los abogados penalistas en Sevilla se encargan de tareas como el acoso sexual en el trabajo, delitos urbanísticos y medioambientales, tráfico de influencias, delitos contra la propiedad industrial e intelectual, protección de datos, administración desleal, delitos societarios, apropiaciones indebidas, estafas, falsedades, riesgos laborales, insolvencias punibles, etcétera.

El abogado laboral en Sevilla, por su parte, exprime sus competencias en áreas como especialidades contractuales en contratación de directivos, asesoramiento laboral, crisis empresariales (actuación letrada ante los tribunales mercantiles), fusiones, adquisiciones, transmisión de centros de trabajo, asesoramiento y defensa en los procedimientos laborales ante las diferentes estancias, negociaciones, convenios, acciones sindicales, etcétera.

La importancia de la vocación internacional

La vocación internacional de los bufetes de abogados y de los abogados que no estén asociados a ningún despacho con otros colegas es fundamental. Esta filosofía de trabajo proporciona, además de una posibilidad de trabajo en el extranjero, una visión global que permite la toma de decisiones mejores y más eficientes. Esto es así porque al obtener información de los sistemas de trabajo de otros profesionales en un mismo sector, pero internacional, se pueden extraer ideas o técnicas que mejoren la eficiencia y la calidad del servicio.

Deja un comentario