Dedica tu tiempo a lo que de verdad importa

Dedica tu tiempo a lo que de verdad importa

Una de las experiencias vitales en mi vida fue cuando en el restaurante de mi familia se rompió una cámara frigorífica. Por aquel entonces, arreglar una cámara suponía muchísimo dinero que por supuesto no teníamos. Así que la mitad de la familia nos enclaustramos después de terminar el servicio el domingo, y durante un día entero estuvimos trabajando para arreglar la nevera.

Acabó funcionando, ya que después de probar y fallar mil veces la nevera funcionó por desgaste, o como diría mi padre por pesados. Esta situación me dio una experiencia vital en la vida, y es que si algo se rompe no tienes porque acudir rápidamente a alguien que lo arregle, siempre que el fallo no sea de gran importancia.

La sociedad de hoy en día ha perdido ese gusto por arreglar las cosas rotas, cuando antes era la única manera de mantener los bienes. Ahora si se rompe algo merece la pena comprar un producto nuevo y mejor y arreglarlo. Esto tiene mucho que ver con la obsolescencia programada, y es que antes los productos se hacían para durar.

En realidad, lo que pasaba antes era que las soluciones para hacer funcionar los mecanismos eran casi todos mecánicos, no disponían de energía. Por lo tanto, era fácil encontrar recambios y realizar reparaciones. Actualmente esto es muy difícil en algunos productos, ya que tienen demasiada tecnología y componentes electrónicos que resultan difícil de arreglar.

Todo lo dicho hasta ahora lo podemos trasladar a la empresa, y encontramos al Superman empresario, es decir, ese jefe que pretende hacer mil tareas de diferente índole, y que no llega por falta de tiempo. Yo fui uno de esos jefes, y actualmente he dejado de ser Superman para ser simplemente empresario.

En el artículo de hoy vamos a hablar de porqué es necesario hoy en día contar con asesores en los diferentes campos, ya que de esta manera conseguiremos ahórranos mucho tiempo y problemas.

Motivos para contar con un asesor

Hay que ser consciente de que el día tiene 24 horas, y las largas jornadas intensivas de trabajo acaban pasando factura a los empresarios, ya que hay que tomar decisiones en muchos campos si no se dispone de un asesor, pudiendo descuidar las decisiones que de verdad importan, las del negocio. Esto puede ser fatídico, ya que los procedimientos con hacienda o con la Seguridad Social pueden quitarte muchísimo tiempo si no tienes ni idea de cómo se hacen. Por lo tanto merece la pena contratar a un asesor que lleve tus asuntos relacionados con los temas administrativos con el Estado o la Comunidad Autónoma, para que te centres de lleno en las decisiones de la empresa.

A pesar de que le cueste reconocerlo a muchas personas, es imposible saber todos los procedimientos, plazos y por menores de las relaciones con las Administraciones Públicas. De hecho, incluso los profesionales dudan en muchas ocasiones, pero tienen las herramientas para encontrar soluciones de manera rápida.

Reconocer esto supone liberarse de mucha presión, y delegar en los especialistas que más saben del tema. Por ejemplo, una reclamación judicial puede ser atendida en muchos casos sin necesidad de abogado ni procurador, pero esto no quiere decir que no haya que contactar con ellos. De lo contrario podemos vernos en situaciones que nadie desearía como consecuencia de desatender un plazo o no cumplir con los procedimientos adecuados.

Por último, delegar con un asesor implica no estar sólo ni en la toma de decisiones ni ante un problema. Cuando tienes un asesor que te aconseja sin tener en cuenta las decisiones sentimentales, obtienes una visión más amplia de la situación, llegando a obtener soluciones integrales que de otra manera sería muy difícil llegar a ellas.

Las asesorías suelen tener contacto con especialistas de diferentes ramas que pueden aconsejarte para darle solución a problemas que parecen complicados. Simplemente por esto merece la pena contar con un asesor que lleve tus asuntos con la administración de manera responsable y profesional.

Trámites fáciles Santander es un despacho de abogados en Santander multidisciplinar, que comprende un servicio de asesoría contable fiscal y laboral para empresas y autónomos, gestoría administrativa, y servicio jurídico formado por abogados pertenecientes al Ilustre Colegio de Abogados de Cantabria, con más de diez años de experiencia.