Descubre el método SMART para llevar a cabo tus propósitos empresariales

Cuando llega el principio de año, muchas personas cogen un papel y un boli, y se ponen a escribir sus propósitos para el año nuevo. Y lo más gracioso de todo es que casi siempre los propósitos son los mismos para todos: apuntarse a un gimnasio, perder peso, aprender inglés, visitar más a mis padres…

Podemos cumplirlos, pero siempre acaban siendo acciones temporales que acaban cayendo por su propio peso, como la toalla el primer día del gimnasio. El último record que he podido presenciar de propósito recurrente fue de mi hermano. No aguantó ni un día en el gimnasio, y justo después de la primera clase de crossfit ya estaba desapuntándose.

Parece que la idea de los propósitos idealistas que hacemos en nuestra vida personal no son muy recomendables para nuestro ámbito profesional, porque parece que no se cumplen. Por eso un buen propósito a empezar desde ya es no trasladar a los negocios la manía de ponernos retos sin ver más allá de ellos.

Pero no quiero ser malinterpretado, los retos son necesarios para romper barreras, y para llevar a nuestra empresa a seguir avanzando más allá de los límites año a año. Pero hay que formularlas de una manera realista que nos permita cumplir los objetivos de manera realista y con éxito.

Por eso existe un método que parte de unas premisas inteligentes que nos ayudarán a plantearnos objetivos realistas, y llevarlos a la realidad de nuestra empresa. No hay mayor satisfacción que la de llegar a la oficina y ver que lo que se ha planteado funciona. Un consejo antes de comentar el método SMART, es que busques la opinión de tus trabajadores, porque pueden aportar matices que solo pueden descubrirse realizando funciones específicas que los empresarios suelen delegar.

En qué consiste el método SMART

El método SMART se divide en cinco acciones que se deben aplicar a los propósitos, y que nos ayudarán a hacer que sean más creíbles. Estas acciones son Specific (específico), Measurable (medible), Attainable (alcanzable), Realistic (realista) y Time-bound (tiempo limitado). Vamos a verlas una a una.

En un primer término, Specific o específico es un principio según el cual se eliminan de la ecuación los objetivos difusos o imposibles de conseguir. Hay que tener muy claro lo que se quiere conseguir, esto implica ser concreto y realista. Por ello se recomienda realizar planes de acción.

En segundo lugar, Measurable o medible, implica que la meta que se quiere conseguir tiene que poder medirse. Los objetivos pueden ser abstracto y puede que no se puedan medir en cifras, en ese caso hay que analizar los factores para poder dar una medida a lo que se quiere. Esto nos ayudará a evitar el abandono o la frustración porque podremos medir nuestros avances.

En tercer lugar, Attainable o alcanzable, está muy relacionado con el anterior propósito y significa que no hay que dejar los retos, pero estos tienen que estar acorde a tus posibilidades. Para eso hay que valorar la situación de la empresa. En este sentido Realistic o Realista, significa que tienes que conocer las capacidades propias y de tu equipo, ya que son limitadas. Sin tener quitarte de la cabeza que puedes lo que te propongas, establece retos que se adapten a tu equipo para poder superar los obstáculos que te frenen.

Time-bound o tiempo limitado viene a ser como la pequeña bofetada de la ecuación, darse un margen de un año para cumplir los objetivos es demasiado tiempo. Los periodos tan largos harán que te relajes y te olvides, por eso es más recomendable establecer plazos mensuales o trimestrales. Esto impedirá que abandones tus metas y aumentará tu motivación cuando veas muchas tareas tachadas en tu lista.

Empresas de éxito como Balsamar, una de las empresas más valoradas en el sector náutico, en la protección contra incendios y en la seguridad laboral, siguen este método, y le permite avanzar en los proyectos al mismo tiempo que generan confianza en los clientes debido a su buen hacer.

En conclusión, prueba este método, no pierdes nada y seguro que ganarás en productividad.