Energías Renovables. Uno de los sectores de mayor crecimiento en Andalucía

Cuando comenzó la crisis estaba acabando el Bachillerato, así que la situación económica del país sí que influyó un poco a la hora de decidir los estudios que quería cursar.

Por suerte, pude anticiparme y viéndolo con perspectiva, lo cierto es que tuve mucha intuición, ya que por aquel entonces eso de las Energías Renovables no era muy conocido, a mí me gustaba estar al día en todo lo referente a las nuevas tecnologías y, sobre todo, aquellas que fueran una alternativa respetuosa con el Medio Ambiente, así que empecé a interesarme por las Energías Renovables.

Lo cierto, es que Andalucía me parecía un filón, ya por aquella y le veía mucho potencial en lo que a energías renovables se refiere (sol, viento, biomasa, agua y geotermia), bien aprovechadas podían suponer múltiples beneficios ambientales, sociales y económicos para nuestra Comunidad.

Siempre me ha gustado mucho Andalucía, y sabía ya de joven que quería acabar viviendo en Almería, así que pensar en un sector que pudiera tener trabajo me pareció importante a la hora de guiar mi futuro profesional.

Finalmente me decidí por estudiar Ciencias Ambientales en la Universidad de Granada. Me gustó mucho lo que estudié y tenía claro que quería especializarme en Energías Renovables, y para ello quería irme fuera de España por un tiempo, quería estudiar en al país más puntero en Energías Renovables, tenía claro que quería irme a estudiar a Dinamarca.

Un plan para volver a Andalucía

Finalmente, terminé viviendo entre Andalucía y Dinamarca y después de acabar el Master tuve la oportunidad de seguir trabajando para una muy buena empresa de Energías Renovables allí.

Una de las primeras cosas que hice al decidir quedarme un tiempo en Dinamarca fue llevarme mi coche a Dinamarca, gracias a los servicios de Transportestransthalia, una empresa dedicada al transporte internacional de vehículos no tuve ningún problema y en nada ya tenía mi coche allí.

Dinamarca me gustaba mucho, sobre todo en lo profesional, se trabajaba muy bien y aprendí muchas cosas de Energías Renovables, pero tenía claro que quería volverme con un buen proyecto para ofrecer todo lo que había aprendido a mi Comunidad.

Empecé a intercambiar e-mails con la Universidad de Granada, con algunos de mis profesores y más contactos y pronto hubo inversores interesados en mi proyecto.

Pasado un tiempo, por fin era el momento de volverme y aplicar lo que había aprendido para mejorar la economía andaluza.

La producción de energía eléctrica, eólica y termosolar, así como la experiencia en biomasa de la que hoy es la primera Comunidad Autónoma generadora de electricidad.

Está claro que mi intuición fue buena por aquel entonces, cuando las Energías Renovables eran más desconocidas. Hoy en día cada vez tienen más aceptación, aunque aún queda mucho trabajo para promover este tipo de energías que producen recursos útiles para nuestros hogares, oficinas, comunidad de vecinos, residencias o transporte, entre muchos otros.

Está claro que para la Comunidad Andaluza es un sector en auge y crecimiento, y que hay muchas posibilidades de crecer en este sector.