Estancias Acondicionadas

En 2016 Andalucía registro temperaturas de hasta  44 grados en julio y teniendo en cuenta lo loca que está la climatología últimamente no creo que este año vaya a ser muy diferente. Hace menos de un mes estaba nevando en Alicante, en plena playa de Denia, y esta semana otra ola de frío ha traído la nieve a Madrid.

No sé por qué he llegado a pensar que el tiempo está tan loco como el ser humano, conforme más años pasan más locuras hacemos, igual que él y el problema es que esto no tiene ninguna pinta de cambiar así que para este verano de 2017 habrá que “agarrarse los machos” como se dice ahora o, según el refranero español “agarrarse bien porque vienen curvas”.

Las altas temperaturas afectan a toda la población pero los más vulnerables son, como sabéis niños y ancianos. Ahora bien, ¿quién tiene más peligro de sufrir un golpe de calor, el niño que en pleno agosto está en la piscina o en casa con el aire acondicionado o el trabajador que realiza esfuerzo físico?

El año pasado, en pleno julio, un trabajador del Grupo Cayp que vino a la empresa donde trabajo para instalar un nuevo sistema de control de acceso cayó redondo al suelo tras estar trabajando mientras sudaba la gota gorda. Obviamente la culpa es de mi empresa que en la zona donde estaba trabajando el buen hombre carecía de climatización ni aire acondicionado, así que las altas temperaturas hicieron el resto. Pero, lo ms triste, es que muchas administrativas que trabajan en esa ala de la compañía carecen también de climatización porque es el área más antigua de la empresa, que no ha sido rehabilitada, y no tiene este tipo de instalación.

Según los directivos ya se ha pedido presupuesto para solucionar el problema y en unos meses vendrá García Guirado a instalar un sistema de aire acondicionado y esta calefacción por bomba de calor que, por cierto, en el resto de áreas no tenemos. Ahora nos tendremos que quejar el resto de la fábrica para que de cara al invierno que viene nos instalen a nosotros también la calefacción esa. En fin, ese es otro tema.

La realidad es que para poder trabajar hoy en día en épocas estivales, al menos en el sur de España, es necesario contar con un buen sistema de climatización o un buen aire acondicionado o, de lo contrario, la situación se vuelve prácticamente insostenible. El problema es que aún hay un gran número de empresas que, en la actualidad, carece de estos sistemas y, aun así, se niegan a cerrar en esos meses por lo que la situación del empleado es realmente difícil.

Las temperaturas no van a bajar, sino todo lo contrario. Cada día la climatología nos demuestra que hace cosas más raras y en el sur de nuestro país los meses de julio y agosto son insufribles por el calor que llevamos a alcanzar así que no me parece nada ilógico pedir al Estado, Autonomías o Ayuntamientos que se prepare algún tipo de presupuesto público de cara el verano que viene para poder subvencionar u ofrecer ayudas a las empresas para que puedan reacondicionar ciertas estancias.