El turismo rural en Almería, una buena oportunidad de negocio

Almería, rodeada por el oeste por la sierra de Gádor, por el norte por la Sierra de Alhamilla, por el este, el valle y el delta del río Andaraz, y que culmina en la sierra de Cabo de Gata, se abre al sur a una gran bahía sobre el Mediterráneo. Un paisaje semejante es ideal para el turismo rural, y conscientes de ello, cada vez más almerienses se deciden y emprenden con un negocio de turismo rural.

Su impresionante geografía, su animada vida nocturna y su enorme patrimonio artístico y cultural, han convertido a esta provincia en el destino preferido de millones de turistas desde hace décadas, y no es de extrañar, porque la ciudad ofrece multitud de posibilidades diferentes: ocio, cultura, diversión, fiesta nocturna, terraceo, espectáculos y multitud de actividades acuáticas y terrestres.

La Alcazaba, la Torre de Jairán o la torre Cárdenas, son solo algunos ejemplos de la riqueza histórica que encierra Almería, una ciudad en la que han convivido diferentes culturas, y que evidentemente queda reflejado en toda la arquitectura de la misma. Otros lugares de interés turístico serían, la Casa de las Mariposas, la Rambla de Belén, la Plaza de la Constitución, el parque de Nicolás Salmerón o el Paseo de Almería. Y sí, es lo que parece, estoy intentando convenceros para visitar esta preciosa ciudad en la que acabo de abrir un pequeño negocio de turismo rural.

Tras quedarme en el paro, volví a Almería, pero no tenía ganas de buscar trabajo ni de incorporarme inmediatamente a la vida laboral, así que decidí esperar y tomarme un descanso. Así que me trasladé a mi casita, herencia de mi abuela, en Sierra de Gata, respirar aire puro y relajarme un poco. Llevaba millones de años trabajando sin descanso y estaba harta. Estaba tan a gusto que no quería regresar a mi rutina, pero el dinero empezaba a acabarse, así que pensé, ¿Por qué no rehabilitara la casa y convertirla en un negocio de turismo rural? Y así lo hice. La planta baja, la habito yo, y en la parte de arriba, y separada, alojo a mis inquilinos e inquilinas. Y la verdad es que me va de maravilla.

Llega más lejos con una página web

Como he dicho, no me puede quejar, claro que podría hacer crecer mi negocio, invertir, conozco a gente de la zona y pueden hacerme un buen precio por la compra de una casita con terreno, y apenas necesitarían reforma. Así que empecé a pensar en la forma de llegar a un público más amplio y convertirme en toda una empresaria del turismo rural. Pero para ello debía solucionar un tema que todavía tenía pendiente, el de la página web.

El caso es que tengo un amigo que trabaja en Grupo Ibs, una empresa de diseño, creación de páginas web y tiendas online en Valencia, la ciudad desde la que acababa de mudarme, y me recomendó dar un lavado de imagen a mi página web. No sé quién te la habrá creado, me dice, pero desde luego es un auténtico desastre, nada intuitiva y con un diseño pésimo. Y lo peor es que tiene razón. Y desde luego la opinión de este profesional al respecto es suficientemente para mí, ya que el equipo de Grupo Ibs, cuenta con más de 11 años de experiencia en el sector, siendo a día de hoy todo un referente en Valencia. Esta empresa especializada en el diseño de páginas web corporativas y en tiendas online, ofrece la mejor solución para cada uno de sus clientes y clientas, en función de sus necesidades y preferencias. La calidad de los trabajos que han realizado para las más importantes empresas valencianas, los avalan como empresa de prestigio y de referencia en la ciudad.

Así que, después de una charla y un par de consejos, conseguí la mejor página web, de la mano del mejor equipo de diseñadores y diseñadoras de toda Murcia, y desde luego, el número de visitantes ha crecido de manera importante. La verdad, nunca antes había tenido tanta clientela.

Ya lo sabes, una página web de calidad es como una ventana al mundo, que te permitirá darte a conocer traspasando fronteras.