Vehículos acuáticos, el negocio del verano

Durante el verano, las palabras “vacaciones”, “ocio”, “esparcimiento” o “turismo” son las más empleadas por millones y millones de personas que ven cómo por fin pueden disfrutar de algunas semanas de descanso tras un duro año en el trabajo. Es una época propicia para ello porque en España los meses de julio y agosto son sinónimos de calor, playa y bebida refrescante.

No obstante, el verano es también una época magnífica para las empresas que guardan conexión con ese ocio y esparcimiento del que hablamos. Poco a poco vamos saliendo de la crisis económica que padecemos desde el año 2008 en las costas hay un capital importante que no debe pasar desapercibido para todo aquel que se gane la vida durante los meses centrales del año.

Mi familia y yo solemos veranear en la provincia de Almería durante el mes de agosto. Conocemos a mucha gente allí, a la que vemos todos los años. Una de esas personas, un hombre con el que compartimos rellano en nuestro bloque de apartamentos, decidió el año pasado dedicarse al negocio de los vehículos acuáticos. Nos comentó que había pensado poner un puesto en la playa para alquilarlos por horas. Trabajaría mayormente durante el verano, pero según lo que él pensaba, le compensaría.

Nos comentó que lo que más le preocupaba era encontrar un proveedor de confianza y que le garantizara que los vehículos acuáticos que le vendieran fueran de calidad y también muy seguros. Sabía de algunas empresas que se dedicaban a ello pero que no le inspiraban esa confianza que él buscaba, por lo que su búsqueda continuó. Al final, encontró la página web de una empresa que puso fin al proceso: www.hidropedalesypedalosmarengo.com. Destacó que, además de unos precios competitivos y unos instrumentos buenos, lo que le había hecho tomar la decisión de contactar con ellos fue la diversidad de vehículos que ofrecían y que por tanto podía adquirir: hidropedales, pedalos, kayaks y un buen abanico de accesorios.

Una vez encontrado el proveedor y efectuada la primera compra, llegaba el momento de la verdad. Era la hora de comprobar si la gente que veraneaba en la costa de Almería se iba a animar a usarlos. Y así fue. El negocio resultó ser todo un éxito. Nuestro vecino, según nos había dicho, ganó bastante más dinero con este nuevo negocio que con su anterior trabajo. A pesar del agobio que suponía trabajar en verano a un ritmo frenético, merecía la pena.

También nosotros probamos los vehículos y lo cierto es que pasamos un rato agradable y divertido. La impresión que daba es que todo era muy seguro y que no existía ningún peligro, justo por lo que nuestro vecino se había preocupado.

El sur, un destino de diez

Según la Encuesta de Coyuntura Turística de Andalucía, la comunidad recibió un total de siete millones y medio de turistas durante el segundo trimestre del año 2016. Se trata de turistas que proceden de otras partes de Andalucía (30’9%), de la Unión Europea (30’1%), del resto de España (27’5%) y, en menor medida, del resto del mundo (11’5%). Estos datos reflejan la calidad de Andalucía como destino turístico y de las oportunidades de negocio que esto ofrece.

Almería acapara el 7’5% de los turistas que recibe la comunidad, lo que traducido a los datos del segundo trimestre de este año, supondría un total de 562.000 turistas, una cifra nada despreciable y que si se sabe trabajar puede proporcionar muchos beneficios. Beneficios como los que está recibiendo el hombre del que os hablaba, que ha conseguido unos ingresos que le permiten afrontar el resto del año con algo más de calma.