Dedica tu tiempo a lo que de verdad importa

Dedica tu tiempo a lo que de verdad importa

Una de las experiencias vitales en mi vida fue cuando en el restaurante de mi familia se rompió una cámara frigorífica. Por aquel entonces, arreglar una cámara suponía muchísimo dinero que por supuesto no teníamos. Así que la mitad de la familia nos enclaustramos después de terminar el servicio el domingo, y durante un día entero estuvimos trabajando para arreglar la nevera. Acabó funcionando, ya que después de probar y fallar mil veces la nevera funcionó por desgaste, o como diría mi padre por pesados. Esta situación me dio una experiencia vital en la vida, y es que si algo se rompe no tienes porque acudir rápidamente a alguien que lo arregle, siempre que el fallo no sea de gran importancia.
Leer más