Da un toque de calidad a tu establecimiento con unos buenos vasos y copas

Da un toque de calidad a tu establecimiento con unos buenos vasos y copas

Almería, pese a todo lo que conlleva la crisis económica (menos salidas, más ahorro particular o menos caprichos), sigue siendo uno de los destinos favoritos por los turistas, tanto nacional como extranjeros. Su clima y su variado paisaje hacen de esta zona un lugar ideal para disfrutar de las vacaciones o para hacer una escapada durante cualquier época del año. Por ello sus negocios tienen todavía un público del que vivir, pese a que este se haya reducido y su gasto haya disminuido también.

giona

Las copas forman también parte de la identidad de un negocio de hostelería.

Hoy, en este artículo, vamos a proponer a los hosteleros una nueva forma de dar un toque de calidad a su negocio para que arrastre a más gente. Se trata de conocer los distintos vasos y copas y saber cómo cuidarlos para que atraer a más clientes. Está claro que los consumidores preferimos ir a esos sitios donde se cuida el buen hacer o donde todo está limpio. Y la cristalería no se escapa a este tipo de condición. A un cliente no le gusta encontrarse con una copa rayada o manchada de carmín y, aunque no lo creamos, muchos saben distinguir si nos están ofreciendo el vino en la copa correcta o si se trata de un cristal destinado a otro uso.

Empezaremos por distinguir los tipos de recipientes que existen:

– El vaso de chupito o también llamado shot. Este es el más pequeño que hay y se caracteriza por ser de gran grosor. Es pequeño porque la bebida que ha de servirse en él es aquella que tenga una gran concentración de alcohol, como puede ser el tequila o cualquier otro tipo de licor.

–  Tras este nos encontraremos el vaso o copa pequeña, también llamado cordial, de tallo corto, donde se pueden servir también pequeñas cantidades concentradas de alcohol.

– La copa de coñac o para el brandy la distinguimos porque es aquella redonda, muy ancha, pero que apenas tiene tallo para sujetarla. Por este solo podemos colar el dedo medio y el anular para calentar la bebida al sostenerla.

– La que se usa para el champán es una copa mucho más alta y afilada para que pueda preservar las burbujas que el carbono de esta bebida emite. Es conveniente que esté fría antes de servir la bebida. También está la copa que se denomina clásica y que tiene una forma similar a la de un plato hondo, ya que es redonda y con un pequeño fondo. De este se disipa enseguida el carbono, pero solía utilizarse mucho para brindar por su gran estabilidad.

– La copa margarita o coupette es la que usa para servir esta bebida y los daiquiris y margaritas.

– La de martini o copa de cóctel es la que todos asociamos a esta bebida, con su característica forma de V. Se debe enfriar antes de servir bebida en ella ya que no podemos aportar hielo a esta copa.

– La copa para el vino blanco, como la de tinto, es de cuello largo para sostenerla sin variar la temperatura del vino. Se diferencia de la copa de vino tinto por ser un poco más corta. Los bordes de ambas son anchos para que el vino respire. A su vez, dentro de los vinos podemos encontrar copas para diferentes denominaciones de uva, pero este es un tema para entendidos que es difícil que el cliente de un bar sepa distinguir.

– La jarra de cerveza también la distinguimos todos. Es una taza grande y gruesa con su asa para sostenerla. Podemos encontrarla de diferentes tamaños, desde el similar a un vaso corriente hasta de más de un litro.

– La jarra de café irlandés (irish cofee mug) se usa para las bebidas calientes como cremas, licores, café o chocolate, de ahí su asa, para no quemarse.

– El vaso Collins o de tubo recibe su nombre de la bebida Tom Collins. Es alto y delgado y se usa para zumos o refrescos, o para algunas tipos de mezclas.

– El vaso Pilsner es alto para la cerveza pero a diferencia de la jarra no lleva ningún asidero.

– El highball glass es el vaso grande y ancho utilizado en los para las mezclas y muchas veces como servicio multiusos.

– El vaso huracán es una copa con forma de lámpara de huracán y se usa para cócteles como la piña colada y otras bebidas exóticas.

– El vaso old-fashioned o rock glass es aquel que se utiliza para cócteles que han de llevar mucho hielo. Se caracteriza por ser pequeño, de poca altura, pero como mucho ancho de cristal. En él suele servirse el whisky o el whisky on the rocks, de ahí su nombre.

– La taza de cerámica tiene asa y se utiliza para servir bebidas calientes como cafés o chocolates. Según la cantidad, variará de tamaño.

– La copa de agua es de gran tamaño, parecida a una copa de vino, y ligeramente abombada. Suele usarse para agua y zumos y no ha de llenarse por completo al servir.

Como veis, existen muchas variedades de recipientes para servir adecuadamente cada una de las bebidas, y el saberlos usar correctamente dará prestigio a nuestro negocio. Para que estas no se rompan y estén bien cuidadas, es conveniente saber que cuando una copa o un vaso están calientes es bueno echar el hielo, ya que el contraste de la temperatura puede hacer que el vidrio se rompa. Asimismo, a la hora de guardarlos o almacenarlos, es conveniente separarlos para que no se rocen o estropeen entre así, y en caso de no tener más remedio que amontonarlos, hacerlo siempre entre vasos o copas que tengan la misma forma y encajen fácilmente para evitar que se atasquen y se rompan o rayen al separarlos. Si se quedan encajados, nunca intentemos separarlos a la fuerza. Un truco para solucionar este problema consiste en llenar de agua fría el vaso de arriba y el de abajo ponerlo en agua tibia para separarlos más fácilmente. Asimismo, las piezas han de ser guardadas de pie para evitar roturas. A la hora de sacarlas para servir, hay que cogerlas por el tallo para evitar dejar la marca de los dedos en la zona de beber.

Si es posible, para mantener las copas y vasos limpios y con el brillo del primer día, es conveniente lavar capa pieza por separado y en agua templada con un detergente que sea poco corrosivo. Luego enjuagaremos las piezas en agua fría y las secaremos bien con un trapo o con papel de cocina. Para acrecentar el brillo, se pueden lavar con agua y vinagre y dejar que se sequen por sí misma en un escurridor. No obstante, en caso de que estén muy sucias, es mejor dejarlas durante un tiempo a remojo en agua antes que utilizar un estropajo o una esponja que pueda dañar y rayar el vidrio.

Pues bien, ahora que ya sabemos cuáles son los posibles vasos y copas a utilizar, así como los cuidados que han de recibir para que nos duren por mucho tiempo, solo nos queda adquirir la cristalería que más nos guste en tiendas especializadas como Giona Premium Glass, favoreciendo siempre las transparentes para que nuestros clientes puedan contemplar bien la bebida y las mezclas, y disfrutar del nuevo toque de calidad que le hemos dado a nuestro negocio.

 

Deja un comentario