El sistema de corte por laser en la actualidad

El sistema de corte por laser en la actualidad

El corte por láser es un procedimiento de separación con el que se pueden cortar materiales metálicos y no metálicos de distintos espesores. Su sistema es muy sencillo. Se basa en un rayo láser que se guía, se conforma y se concentra. Cuando este incide en la pieza, el material se calienta tanto que se funde o se evapora. Toda la potencia del láser se concentra en un punto cuyo diámetro suele ser menor de medio milímetro.

Es en este punto cuando más se concentra más calor del que se puede evacuar mediante la conducción de calor, el rayo láser atraviesa el material completamente, así comienza el proceso de corte. Un sistema muy utilizado  y que hoy os queremos analizar. Mientras que con otros procedimientos la chapa recibe el efecto de útiles enormes con grandes fuerzas, el rayo láser lleva a cabo su trabajo sin contacto alguno. Así, ni se desgasta el útil, ni aparecen deformaciones o daños en la pieza de trabajo. Nos ponemos en contacto con Tecoi, referente en este sector, nos analizan cómo es este proceso.

Corte por láser

El corte por láser está basado en la interacción entre un rayo láser enfocado y la pieza de trabajo. Para que este proceso se lleve a cabo de forma segura y precisa, entran en juego multitud de componentes y medios auxiliares en el rayo láser y en su entorno.

El corte está diseñado para un uso intensivo en el que se requiera mantener máxima precisión y repetitividad. Estas máquinas han sido especialmente desarrolladas para el corte por láser de estado sólido en grandes formatos y espesores de chapa. Las máquinas de corte por láser de esta serie se pueden configurar con carenados automáticos o fijos y cambio de palet automático en función de las necesidades del cliente.

En Tecoi usan un sistema de corte por láser de estado sólido / fibra que, al igual que sus modelos más compactos, está diseñada para el corte de chapas de pequeños y medianos espesores. Sin embargo, a diferencia del resto de modelos de la gama, está concebida específicamente para cortar chapas de enormes dimensiones a una velocidad y precisión asombrosa. La bancada de corte XL y la zona de corte en movimiento proporcionan la máxima flexibilidad en todas las dimensiones de corte, permitiendo una producción continua.

Como puedes comprobar, el láser es la primera elección en muchos casos como útil universal. El rayo láser puede cortar prácticamente cualquier contorno con rapidez y flexibilidad, ya sea una forma intrincada y complicada, o los materiales extremadamente delgados. Los distintos gases y presiones de corte influyen en el proceso de mecanizado y en el resultado. Sin embargo, no es el único sistema de corte que existe en el mercado.

Corte por plasma

Es el procesado de chapa más versátil del mercado. Esta máquina de corte de plasma combina el corte térmico y un mecanizado de latas prestaciones. Permite fabricar piezas con múltiples operaciones como fresado, taladrado, roscado, avellanado, marcado, etc. y acabado de bordes mecanizados o por corte térmico. El diseño de este sistema de corte de plasma, que combina máxima robustez y guiado ultra-reforzado, ha sido desarrollado para aplicaciones severas y máxima productividad. Las opciones de equipamiento de las máquinas de corte de plasma permiten adaptar cada máquina a cada cliente según sus necesidades productivas.

Hablamos de un sistema de corte por plasma con uno o dos cabezales y sistema de biselado, oxicorte hasta seis sopletes, torno auxiliar de tubos y perfiles y todo ello con un eje XX central con un recorrido útil de 610 mm. Trabajando sobre un robusto diseño de doble viga para realizar tareas de mecanizado con pórtico inmóvil y con posibilidad de equipar dos cabezales de mecanizado.

Historial del láser

Por último, os contamos un poco más sobre cuándo nació este sistema. En 1965, se utilizó la primera máquina de corte por láser para perforar agujeros en los troqueles de diamantes. Esta máquina fue realizada por el Western Electric Engineering Research Center.​ En 1967, los británicos fueron pioneros en el corte de metales por chorro de oxígeno asistido por láser. En la década de 1970, esta tecnología fue puesta en producción para cortar titanio en aplicaciones aeroespaciales. Al mismo tiempo, se adaptaron láseres de CO2 para cortar elementos no metálicos, como el textil, ya que eran absorbidos por los metales.

Ya has podido comprobar cómo el sector del corte por láser da para mucho. Otro día hablaremos de la variedad de materiales que existen en el mercado.