Natursoma, una residencia de lujo en Madrid

Natursoma, una residencia de lujo en Madrid

natursoma-spa-home1

La  tercera edad es un momento maravilloso y no lo digo por decir, lo digo con conocimiento de causa. Adoro a mis abuelos, los cuatro tienen historias maravillosas que contarme y aunque a veces las haya escuchado más de una vez tienen siempre un matiz diferente que las hace especiales, distintas y originales de nuevo. Puede que sea la ilusión con la que las cuentan o la emoción que le ponen a cada palabra o la risa que les da cuando recuerdan algo de su juventud que demuestra lo traviesos que fueron. A mí no me importa qué es exactamente lo que tienen, lo que me importa es que me encanta.

Pero todo lo bueno tiene una parte negativa y no todos los jóvenes tienen la oportunidad de disfrutar así de las personas mayores de su familia. Desgraciadamente el cuidado que requieren algunas de nuestras personas más queridas hace que sea casi imposible el poder ocuparnos nosotros solos y eso es algo muy doloroso lo mires por donde lo mires.

Soy de Almería y adoro el sur, pero tengo muchísima familia en Madrid, la capital, entre ellos a dos de mis abuelos. Los adoro y me encantaría estar cada día con ellos para que me contarán más historias, aunque fuesen mentira, pero esto no es posible y lo más triste es que debido a la distancia no puedo ayudar como me gustaría a mis familiares madrileños para que mis abuelos estuvieran atendidos las 24horas del día.

Sin embargo, gracias a los buenos profesionales, tenemos la tranquilidad de haber podido acudir, por fin, a un centro de día en Madrid donde los ancianos están atendidos durante todo el día por un equipo humano totalmente cualificado. Se trata de Natursoma. Una residencia y centro de día que se ubica en una de las zonas residenciales más exclusivas de Madrid donde mis abuelos estarán siempre bajo los cuidados que necesitan.

Ahora mis familiares pueden irse a trabajar sin preocuparse y pueden recoger a mis abuelos tras una jornada en el centro de día donde son atendidos al tiempo que se relacionan con otros ancianos. Mi abuelo hasta se ha unido a un grupo que juega al dominó todos los días y mi abuela prefiere sentarse a ver la novela y comentar batallitas con otras señoras de su edad.

Me encantaría estar ahora mismo allí con ellos pero a veces las situaciones familiares vuelven imposible esta atención y ahora, por lo menos, estoy tranquila pensando en que ellos están bien y no les falta nunca de nada.

De hecho, cuando fui a visitarlos me dieron algo de envidia porque tienen hasta hidroterapia. Ofrecen unos tratamientos personalizados a cada paciente e un centro de SPA privado de la propia residencia pensado sólo para el cuidado de sus residentes.

No me gusta la idea de dejar a mis abuelos descuidados y no me gusta pensar que no puedo colaborar en su mantenimiento debido a la distancia así que Natursoma a aliviado todas mis preocupaciones.

Deja un comentario