Verano total

A estas alturas del año, cuando el frío golpea cada mañana, helando las lunas de los coches y las calles, puede parecer raro que hablemos de visitar la playa. Sin embargo, no lo es, al menos si es que lo hacemos con idea de futuro. En seguida vuelve el verano y es importante que, si vamos a salir de Almería, tengamos un sitio de garantías. Romer Playa Inmobiliaria desarrolla su negocio en torno a esa idea de la garantía. Se trata de una empresa que ofrece sus servicios en relación con la oferta de casas y apartamentos en la playa. Tanto si venta directa como alquiler, en todas sus posibilidades –con opción a compra, de larga o corta temporada–, todas las opciones las maneja esta inmobiliaria cuyo principal objetivo es satisfacer las necesidades del cliente en torno a una segunda vivienda en la costa.

Evidentemente, pocas personas estarán pensando en diciembre en la casa de playa que van a habitar en julio o agosto; sin embargo, quizás por eso sea el mejor momento para hacerlo. Una de las zonas más deseadas para comprar una vivienda es la costa mediterránea. Poblaciones como Sueca, Oliva o Daimuz, entre otras, son las preferidas por las familias que deciden dar el paso de adquirir una segunda vivienda. No obstante, la popularidad todavía sigue siendo para las localidades en las que, seguramente, todos los lectores estén pensando. El alquiler de apartamentos en Denia, Gandía o Benidorm sigue conformando un volumen importante en torno al turismo de verano y festivo de la zona.

Lejos de los grandes conglomerados turísticos, la oferta de viviendas unifamiliares se convierte en una gran opción para disfrutar de un retiro veraniego y para guardarse siempre la posibilidad de poder viajar en los puentes, festivos o cuando uno acumule días libres en el trabajo. La zona del Mediterráneo, sin duda, es una de las más agraciadas con respecto a la temperatura, lo agradable que resulta vivir allí incluso en los días de invierno y todo lo relacionado con el descanso que supone tener el mar tan cerca. No es casualidad, por ejemplo, que la provincia de Castellón acabe de superar su propio récord turístico hace unas semanas. En la costa del Mediterráneo se vive muy bien y eso tiene su reflejo a la hora de que las personas elijan sus poblaciones y ciudades como destinos turísticos y de descanso.

No obstante, lo que sí genera duda entre los visitantes es si comprar directamente un apartamento en la playa o, por el contrario, gastar las vacaciones mediante el alquiler. Evidentemente, cada una tiene sus propias ventajas y sus inconvenientes particulares. Se dice mucho que si tienes una casa en propiedad en la playa, la montaña o donde sea, se acabó el veranear por lugares distintos, ya que cada vez que tengas unos días libres y quieras salir te verás obligado a ir allí con el fin de amortizar la compra, pero también para llevar a cabo limpiezas y tareas de mantenimiento en el piso. Puede ser verdad, hasta cierto punto. Los dueños pueden acudir a sus pisos en Denia, Gandía u Oliva siempre que tengan la posibilidad de unos días, en cambio, cuando llega el verano también pueden guardarse unos días o semanas para visitar cualquier otra parte de la geografía como un turista más. Aunque después, en los días restantes de vacaciones, sí acudan a su apartamento en la playa.

Por su parte, la opción del alquiler ofrece la posibilidad de cambiar de lugar en cada periodo vacacional, como es lógico. Pero tiene el punto clave negativo de que la casa nunca será de nuestra propiedad y será difícil que nos sintamos como tal en ella. La ventaja del alquiler, sin duda, es la despreocupación que supone no tener que estar pendiente de los problemas derivados de otra vivienda que nos queda mucho más lejos a la hora de tramitar pagos de comunidad, arreglos, reuniones, etc.

Todo tiene sus ventajas y sus inconvenientes, como es evidente. Pero lo que no admite dudas es que el turismo y las vacaciones son una ventaja en sí. El verano aún queda lejos, pero no tanto. E igual planear con tiempo es el mejor ahorro…

Deja un comentario