Visita Almería y disfruta de su gastronomía

exportcave

Vino servido con los sets de Exportcave.

Almería, al sureste de España, es un lugar para visitar y perderse por sus paisajes. Desde la capital, abierta al mar y siempre soleada, hasta las paradisiacas playas bañadas por un mar con colores propios del Mediterráneo. Más de doscientos kilómetros de litoral repletos de impresionantes playas, calas y costas, y divididos entre la zona de Poniente, Almería, Cabo de Gata-Níjar y Levante.

Además, cuenta con un clima privilegiado durante todo el año. Los inviernos en Almería son templados, mientras que los veranos tienen una temperatura cálida. Es uno de los lugares con más horas de sol al año dentro de Europa, superando incluso las 3.000. La media anual de temperatura se sitúa en torno a los 19 grados, lo que caldea también sus aguas.

Por otro lado, Almería cuenta también con un atractivo histórico-artístico para el turista, un medio natural precioso con parajes, cuevas y yacimientos de la prehistoria, tradiciones y otros monumentos de gran interés cultural que hacen de este lugar una zona formidable para programar vacaciones en cualquier época del año.

Pero Almería es también gastronomía y no solamente sol. Su enclave entre el mar y la montaña han hecho de la provincia un paraje único para probar deliciosos platos y hacer también turismo gastronómico. La comida de esta provincia andaluza es de las más variadas de toda España, conjugando de manera espléndida los sabores del mar y de la tierra.

La gastronomía del Valle del Almanzora se encuentra entre las más destacadas de la zona y es uno de los referentes de la cocina andalusí y también de los productos de la dieta mediterránea. Ambas culturas se unen sabiamente en una amplia variedad de platos deliciosos y muy saludables. El ajo, las especias y los productos de la huerta son los básicos de esta zona y conforman platos tan populares como las migas cortijeras, las gachas, los gurullos, los guisos, la olla de trigo, la fritá de conejo o las patatas boca abajo. También de esta zona son famosos los postres como los roscos de Semana Santa, los soplillos, las empanadillas rellenas, los mantecados de miel, el cuajao de almendras, la leche frita o el pan de higos. Asimismo, en este lugar se envasa también el aceite de oliva y el jamón tiene un gran prestigio.

Por su parte, en Tijola, los platos más típicos son el potaje de Cuaresma con bacalao, las gachas, las tortasgachas, las migas, los maimones, los gurullos con liebre o perdiz y el gazpacho. Mientras, Urrácal se famosos por su gran variedad de embutidos, como las morcillas, el chorizo o el salchichón, las migas, el cocido de morcilla, el arroz con conejo o la tortilla con ajos.

El Levante es otra de las zonas más conocidas en Almería por su rica gastronomía con huellas de Al-Andalus y sus pescados y mariscos. Pese a tener unos platos enfocados al mar, también se pueden degustar potajes de legumbres y verduras, guisos de caza, gazpacho, ajo colorao, tortas de gachas, olla de trigo, gurullos de perdiz y cazuela de habas verdes.

Otro de los lugares más atractivos para visitar dentro de Almería por su gastronomía es la comarca de Los Vélez, con platos variados, sencillos, sanos y nutritivos, donde abundan especialmente las comidas de cuchara con los pucheros de pelotas, los potajes de trigo o los guisos de matanza o aderezados con carne de cordero. En esta zona se cultivan también

verduras y frutas ecológicas.

Por su parte, en la Alpujarra destacan los guisos, ollas y pucheros, con elementos de la cocina arábigo-andaluza, la morisca y la cristiana. Los productos que se utilizan para elaborar sus platos son los de la zona y de la temporada. Aquí se puede probar carne de ave de corral, de ganado caprino o choto, como es conocido.

En la comarca de Nacimiento se puede encontrar también una gran variedad de platos según los pueblos que visitemos, desde los hornazos de Abrucena hasta las tarvinas de Gérgal pasando por el arrocillo (que curiosamente no lleva arroz) de Olula de Castro.

En Níjar, por su parte, se combinan también los platos del mar con los derivados de la matanza. Aquí las raíces gastronómicas árabes se encuentran todavía muy presentes. Además, destacan también sus dulces como las tortas de aceite, de manteca o de chicharrones, los roscos de vino y de anís, los nochebuenos o los borrachillos. Por último, en la zona del Poniente la gastronomía es de tradición pesquera dentro de los pueblos del litoral y se compone de los productos de la huerta más al interior. El Ejido está dentro de esta zona y cuenta con recetas ancestrales que el turista no se pueda perder.

Además, Almería es reconocida por sus almazaras, sus queserías y sus bodegas. El vino de la zona, pese a tener menos fama que el de otras regiones de España, es de una gran calidad y los restauradores de Almería son conscientes de ello y lo sirven como otro de los manjares del lugar, ya que de la puesta en escena de los productos depende mucho su éxito. Esto lo saben también en empresas como Exportcave, donde muchos de los empresarios de la zona están comprando las copas y los sets para servirlo en las mejores condiciones. Y es que en Almería todo es calidad para el visitante.

Deja un comentario